30 octubre, 2006

Críticas Instantáneas: "Casa" (Manuel Sánchez Muñoz, 2006)



Para hablar del cortometraje que hoy nos ocupa habría que hablar de su realizador y guionista: Manuel Sánchez Muñoz; que bien seguro alguno conocerá por ser guitarrista del mítico grupo Los Punsetes, pero que desconocerá totalmente su labor como cineasta. Para poner fin a ello, consideramos oportuno una breve introducción: Manuel Sánchez nació en Ávila y se licenció en Comunicación Audiovisual en la Universidad Complutense de Madrid y se diplomó en Producción Audiovisual en la ECAM; en la facultad conoce a César Velasco Broca con el colabora habitualmente ya sea de músico en "Footsy", director de producción en "Las aventuras galácticas de Jaime de Funes y Arancha", y es la voz que oímos al inicio tanto de "Der Milchshorf [La Costra Láctea]" como de "Kinky Hoodoo Voodoo: Saturno al final del verano", además de haber sido ayudante de dirección en el cortometraje aún por estrenar "Avant Pétalos Grillados". Tambien editó la pieza en super 8 "Pluto", que se incluye en el DVD de "Casa" junto con el perturbador making of de Velasco Broca.


César Velasco y Manuel Sánchez en el rodaje de "Avant pétalos grillados"

Centrandonos ya en el corto, el director asume que se trata de una pieza simple en plateamiento, pero por ello mismo, precisa en todos los sentidos. La obra costó 5000 euros, bien invertidos y visibles, y fue rodada en HD en dos días en un casa de Galapagar (Madrid). En la realización del mismo destaca el sonido de Roberto Fernández (de los cortometrajes de Velasco asi como uno de los puntos fuertes de "Choque" de Nacho Vigalondo), la fría y hermética fotografía de Isabel Ruiz (tambien en el inédito "Avant Pétalos Grillados"), Jorge García (tambien en "Choque" y guitarrista de Los Punsetes) o la postproducción de Jorge Torrens.


Ya pasando a aspectos más artísticos, el cortometraje de Manuel Sánchez narra un brevísimo cuento de terror que adolece de un gran fallo: el primer visionado, por norma general, y si este se incluye entre la cantidad de cortometrajes ombliguistas que pueblan los festivales, resulta frío y anodino, hasta un tanto indiferente. Pero sería injusto tratarlo así, ya que el que dijo que la primera impresión es la que cuenta se ha perdido cosas muy buenas en esta vida, un segundo o incluso tercer visionado nos revela que aqui hay mucho que rascar, y esos visionados son factibles gracias a la principal virtud y defecto de la obra: su brevedad. Asi es, sus escasos 6 minutos son lo más sorprendente de todo el conjunto, y es que choca que en un mercado donde se suelen sobrepasar el cuarto de hora sin dificultad para contar historias alargadas por simple capricho. Y es que el leit motiv del cortometraje radica en una extrema y aplastante simpleza, de ahí que se suela infravalorar su realización, pues tenemos la costumbre de menospreciar aquello que nos resulta "fácil" y luego nos damos cuenta de que lo que a primera vista parece lo más sencillo es lo más dificil de conseguir; el otro punto fuerte es, como ya hemos resaltado, su reducido tamaño, prescindiendo así de elementos innecesarios y cerrando el que cierto realizador en una conversación privada calificó, muy acertadamente, como "haiku de terror".



Pero su escaso metraje juega tambien en su contra, dejandonos poco tiempo para entrar lo suficientemente en la historia como para simpatizar del todo con los dos únicos personajes, excelentemente bien interpretados por la notable Marta Berenguer y la sorprendentemente correcta Tatiana Martínez, pero sobre todo, para sumergirnos adecuadamente en la historia, esa precipitación final es necesaria, pero tambien molesta para el espectador. Por otro lado, aunque el mecanismo funcione como un reloj, su realización clásica es otro de los apuntes que suelen gustar menos entre sus espectadores, y es con el paso del tiempo, el hacer las cosas "bien" parece no valer en algunos circuitos, que priman la originalidad por encima de la calidad; de todas formas, cualquier argumento en contra de este sistema se cae por su propio peso ante el aporte de los maniquíes, un hallazgo que puede pasar desapercibido pero que trasciende más allá del acierto narrativo/estilístico para pasar un plano sensitivo y emocional muy interesante y por desgracia, pocas veces explotado en el cine de género.



En definitiva se trata de una obra interesante y acertada en pretensiones, honesta dirían algunos, que consciente de sus limitaciones se cierra sobre si misma, algo que puede no gustar a la mayoría pero que es todo un acto de valentía en los tiempos que corren. Puede que no llegue a lo sobresaliente por una evidente falta de riesgo, pero mejor buen corto clásico en pantalla, que mal corto arriesgado en cajón. Se revela como uno de los mejores, si no el mejor, de la reciente edición de Fotogramas en Corto, algo que no es particularmente dificil hasta ahora, todo sea dicho.

by Henrique Lage

PRÓXIMAMENTE: Noche transarmónica con César Velasco Broca. Una entrevista, escrituras digitales y Echos de Büchrucken.

7 comentarios:

Shirley Horn dijo...

Yo no lo he visto tan acertado, la verdad. Es un poco plano, lo bueno que tiene es que es muy corto, si dura un minuto más, aburriría.

Felicidades por el blog y por la critica. Me gustan mucho. :)

me-mania dijo...

Cuanta gente se pasa de la musica al cine y viceversa... Qué tienen ambos oficios que tienden tanto a unirse?
Quizás deberíamos reflexionar.
O quizás se debería escribir un artículo al respecto.

Yo lo dejo ahí, en el aire.. (Iker Jiménez)

Dani Lebowski dijo...

Un corto cojonudo, si señor.

Aprovecho para volver a ensalzar la figura de este blog, que trabajo, madre de dios.

pubertito dijo...

El director demuestra que sabe realizar, pero la Berenguer está mal dirigida y la niña no hay por donde cogerla.
Es una "versión destilada" de Coraline, pero sosa. ¡Que no lo vea Gaiman!

ahram dijo...

Formalmente me parece la leche, pero el argumento me parece flojito y simple. Le doy la razon a puber, la Berenguer ha tenido dias mejores, como en "el futuro está en el porno" donde se sale.

Henrique dijo...

Hombre, es que "El futuro está en el porno" está construido exclusivamente sobre un personaje, siendo ese su mayor defecto narrativo, aunque permite lucirse a la actriz. Aqui no creo que a Berenguer le de tiempo a NADA, pero aquello que puede hacer lo hace de forma muy correcta.

Y Gaiman no inventó el Cola Cao, por cierto. XD

AL dijo...

La verdad es que pude ver este corto en "escorto" y me sorprendió mucho. Fue uno de los que más me gustó, y eso que solo lo he visto una vez. No veo necesario o no creo eso de que en el primer visionado pase desapercibido etc etc, puesto que en mi caso no fue así.

En cuanto a "El futuro está en el porno" me parece un corto demasiado valorado por la gente, me gustó, pero no me parece ninguna joya.

Un saludo a todos