11 julio, 2007

STAFF ESCORTO: LAUVA REGAL Y HENRIQUE LAGE



- Lauva, ¿cómo surge el interés por la comunicación audiovisual?
Pues recuerdo desde siempre cómo me fascinaba ir al cine y cómo me interesaba todo lo que pasaba en la televisión. Acabé en esta carrera porque era lo más relacionado con lo que me gustaba y también porque preferí dejar los idiomas como una afición y no hacer Traducción e Interpretación.

- Aunque no te consideras una cinéfila apasionada, seguro que puedes revelarnos algunos títulos fetiches.
Me encantan Olvídate de mí y Moulin Rouge. Me impactó mucho La vida secreta de las palabras y me divierten las dos de La Momia. Hay algunas películas clásicas que me llaman la atención, pero he visto muy poquitas todavía y no me atrevo a pronunciarme al respecto... Por un lado soy bastante racional aunque por otro me gusta que me sorprendan y que no haya linealidad temporal. Me aburren la lentitud injustificada y los diálogos que sobran.

- ¿Cuándo podremos descubrirte en los créditos de un cortometraje?
Había pensado hacer una obrita yo misma, pero el guión no me convence, así que tendremos que esperar. No tengo demasiada prisa. Quiero que me apasione la idea que lleve a cabo y hacerla bien. Colaboraré con quien me deje un huequecito. Creo que Henrique hará algo próximamente…

- Junto a Henrique Lage te encargas, por segundo año consecutivo, de la coordinación de los spots de Escorto. ¿Cómo nace esta relación con el Festival de Cortometrajes de El Escorial?
Si no recuerdo mal, la bombilla se le encendió a Cerezo y Henrique en una de sus charlas. Se decidieron a materializarlo y Henrique me animó a que lo ayudara y eso hice. Me limité a ser pesada mandando correos, a sacrificarme horas en el messenger –cáptese la ironía- y a aprender cosillas técnicas sobre los vídeos, sabiduría cortesía de J.M.

- A nivel profesional, creativo y personal, ¿qué te aporta este trabajo?
Para empezar me he conectado tímidamente a esta gran red de cortometrajistas que hay extendida por el país: conozco personas interesantes, que me enseñan, aconsejan y halagan con sus sonrisas constantemente, qué más puedo pedir.

- El pasado año la sección dedicada a los spots del festival fue todo un éxito demostrando la valía y la originalidad del proyecto. ¿Cómo valoras el trabajo y la calidad de esta sección?
Hubo gran empeño por las dos partes. Nosotros queríamos promocionar el festival lo más posible para que naciera con el mayor empuje y los Espotistas se esforzaron en explotar su creatividad y lograron que la gente se familiarizase con Escorto y que esperara cada semana un nuevo spot.

- ¿Qué opinas de las propuestas presentadas por el momento para esta edición?
Creí que las ideas se agotarían después de Escorto06, pero es evidente que la libertad temática que tienen los Espotistas es fructífera y que cada vez se superan más. Seguramente lleguemos a un número mayor de Espots que el de la edición pasada. Para cada género que nos podamos imaginar, hay un Espot que lo ilustra. Hay y habrá de todo.

- Ambos ya sabemos lo que es vivir Escorto durante unos días. ¿Cómo recuerdas la experiencia de Escorto 2006?
Inolvidable e insuficiente, así que necesito otra edición para seguir disfrutando y aprendiendo.

- ¿Cómo recomendarías a cualquier hijo de vecino la asistencia obligada al festival?
Si te gusta el cine, los cortometrajes, pasártelo bien y conocer gente estupenda, tienes una cita ineludible en septiembre.

- Nada más por mi parte. Puedes añadir lo que quieras.
Quiero daros las gracias, por muchas cosas.

- Muchas gracias Lauva, nos veremos, una vez más, en Escorto.





- Henrique, ¿cómo surge en un informático el interés por la realización audiovisual?
Realmente la pregunta debería ser: ¿Cómo surge en cualquier persona el interés por la informática?. Ahora lo considero un inframundo nerd, pero siempre me han interesado las nuevas tecnologías y en especial, las orientadas al ocio y el entretenimiento. Los videojuegos, vaya. Di algunos pasitos para crear mis propias historias interactivas virtuales apoyándome en que era un trabajo mejor visto y de mayor necesidad que algo, en apariencia más banal y prescindible que el cine, pero corregí trayectoria a tiempo y me tiré a la piscina sin ver si había agua. Si no lo hubiese hecho, es probable que hubiese acabado sentado en una mesa de oficinista, delante de un ordenador… err… bueno, como estoy ahora mismo. Olvídalo. Dejémoslo en que cambié lo que me convenía porque lo que me gustaba, y me ha salido mejor de lo que me esperaba. Estoy contento y espero no tener que volver a compilar el Kerner “nunca máis”.

- ¿Qué nos puedes contar de tus primeras experiencias fílmicas?
Creo que la primera película que vi fue o “El libro de la selva” o “Fantasía”, lo cual es curioso, porque ahora trabajo para una empresa que produce animación y he escrito una tesis que relaciona a Oskar Fischinger con el vídeo clip moderno. Sin embargo, creo que nunca me interesé demasiado por el cine hasta hace muy poco, yo en realidad quería ser guionista e ilustrador de cómics, me sentía muy influenciado por autores como Miguel Ángel Martín, pero si hubiese seguido ese camino, probablemente hubiese acabado tirado en una bañera, con la barriga hinchada de antidepresivos y una bolsa de plástico alrededor del cuello. Como tanto el cine como el cómic no dejan de ser lenguajes visualmente secuenciales, se puede decir que llegué de rebote, una vez pasado el periodo de crisis informático. Es que la literatura cyberpunk engaña mucho.

De todas formas, nací el día que se estrenó “El color del dinero”, mi madre insiste en que ponían “Centauros del desierto” en la tele aquel día y consumí mucho cine del videoclub de mi casa: sobre todo películas de artes marciales, gore o ciencia ficción, y gracias a esa maravilla autonómica que es la TVG (Televisión de Galicia) podía encender la televisión a cualquier hora y encontrarme con un western de Leone, Ford, Mann o Hawks. Aun así, nunca me preocupó la película más allá de la historia que contaba o lo que conseguía abstraerme con ella, ni siquiera los nombres de los actores y mucho menos los directores, recuerdo que “Parque Jurásico” me volvió loco mucho tiempo pero probablemente hasta “Gattaca” de Andrew Niccol no empecé a notar que la cámara se movía o que no estaba ahí porque sí. Suelo bromear con mi etapa de informático pero le debo algo a aquellos años: los aproveché como nunca para hartarme de ver y leer sobre cine, tanto, que abandoné el mundo del cómic y no ha sido hasta hace un año y medio cuando he vuelto a recuperarme en ese campo. Lo siguiente fue plantearme hacer cortometrajes y… aquí estamos.

- Descubrimos, por otro lado, tu faceta como escritor tanto para fanzines como para webs especializadas como El Zoom Erótico y Séptimo Vicio. ¿Qué te apasiona de la laboriosa crítica cinematográfica?
Podría decirse que es debido a una búsqueda constante de una clasificación propia para un medio tan esquivo como el arte, podría decirse que lo hago para dar a conocer aquellos productos que me gustaría recomendar, podría decirse que me apasiona, que es un hobby y que es una tarea laboriosa y selecta, podría decirse…. Pero sería mentira. La verdad es que escribir es la forma que tengo de poner mis pensamientos en orden. Lo cierto es que nunca me ha gustado como escribo, empecé escribiendo relatos cortos para premios infantiles de narrativa e incluso gané alguno; ocupé el lugar de un guionista en el fanzine en el que trabajaba ilustrando monstruos lovecraftianos y lo aproveché para escribir tres cómics de ciencia ficción, luego ya me he encargado de escribir mis propios guiones, tarea que cada vez tengo más claro que se debe dejar a los profesionales en ejercicio de humildad y no hacerse pajas mentales, y finalmente, he terminado redactando notas de prensa, corrigiendo diálogos o preparando dossieres y memorias. No me interesa escribir críticas cinematográficas a nivel profesional porque no considero que lo haga tan bien como pueden hacerlo, por ejemplo, Jordi Costa, Miguel Ángel Refoyo, Sergi Sánchez o Carlos Losilla, pero tampoco es algo que descarte en un futuro.

- Has formado parte del comité de selección de la Muestra de Cortometrajes La Audiencia en Salamanca. ¿Cómo estimas la producción nacional de estos últimos años?
Deberíamos estar contentísimos: tenemos una producción muy diversa e interesante, propuestas que suplen la falta de medios con imaginación y nombres de realizadores que me he ido apuntando a razón de seguirlos de cerca en próximos proyectos. El único gran defecto del mundo del cortometraje es la ingenuidad y en ocasiones, el poco interés por sacar más partido a la oportunidad que supone hacer un corto, algo que sin duda se debe a una infravaloración del medio, pero no falta ni riesgo ni buenas intenciones. En los últimos años, una cantidad impensable de cortometrajes españoles han sido reconocidos a nivel internacional, buena muestra de su valía en cualquier mercado, si bien es cierto que en estos primeros meses del año acontece un vacío de las mismas figuras que impulsaron ese cambio drástico, preveo que no dudará mucho.

- ¿Qué es Black María Producciones?
Black María Producciones es un colectivo audiovisual que promueve el cine de autor, fantástico y/o experimental a partir de iniciativas como el Festival de Cortometrajes Marienbad o la producción de obras como “Inverso”, “Estado allí antes”, “Crisálida” o el más reciente “Go’ el”. Actualmente nos encontramos enfrascados en la preproducción de un ambicioso proyecto llamado “Santiago de Sangre”. El resto es información clasificada.

- Perro Verde Films, la productora de la curiosa “Gritos en el Pasillo”, también ha solicitado tus servicios. ¿Qué tarea desempeñas en la misma?
Principalmente, llevar las ventas y la distribución por festivales de “Gritos en el pasillo”, así como coordinamos las preproducciones de las películas “La noche que dejó de llover” de Alfonso Zarauza, “Zombie Western” de Juanjo Ramírez y Tor Fruergaard y el cortometraje “Santiago de Sangre” de Francisco Calvelo. Algo de papeleo, mensajería, redacción y muchas horas al teléfono.

- Junto a Lauva Regal te encargas, por segundo año consecutivo, de la coordinación de los spots de Escorto. ¿Cómo nace esta relación con el Festival de Cortometrajes de El Escorial?
A partir de la iniciativa de Raúl Cerezo de llamar la atención a través de sistemas de publicidad novedosos, se no ocurrió, en un principio, la idea de un spot colectivo donde varios laureados realizadores del mundo del cortometraje ponían su granito de arena y explicaban que les atraía de las historias cortas del audiovisual. Debido a la inviabilidad del mismo, se cambió la propuesta a invitar a cada uno de los realizadores de nuestra lista a realizar un spot a su gusto, que servía tanto de carta de presentación para un festival, que pretende estar cerca de los cortometrajistas como de publicidad para el propio realizador del spot, algo así como decir: “Mirad, esto es lo que hago y esto es lo que me gusta y formo parte de un colectivo tan diverso como unido”. No estábamos preparados el primer año para una respuesta masiva de tal magnitud, así que superadas todas nuestras expectativas, optamos por ceñirnos a unas bases específicas en este segundo año y dejar la convocatoria abierta a cualquiera que busque una buena excusa para coger la cámara y divertirse entreteniendo a los demás. Y además damos premio, pero eso es lo de menos ¿No?.

- A nivel profesional, creativo y personal, ¿qué te aporta este trabajo?
Mentiría si no dijese que el principal motivo es poder reunirme en El Escorial con algunos de los profesionales del medio que más admiro y poder disfrutar unos días de las obras más destacadas del año. Pero también uno alcanza la satisfacción de ver como a una simple invitación en pos de la común pasión al medio conlleva una respuesta sin precedentes. Y además, colaborar con uno de los festivales más notables de España es un privilegio.

- El pasado año la sección dedicada a los spots del festival fue todo un éxito demostrando la valía y la originalidad del proyecto. ¿Cómo valoras el trabajo y la calidad de esta sección?
Uno de los puntos más favorables de los Espots es que no hay unas restricciones severas que limiten la creatividad del realizador, creo que por ello, y por la publicidad que damos a los mismos, funciona perfectamente como una manera de que tu obra llegue a más gente, tanto a través de la red como en su proyección en el festival. Creo que una vez el realizador se da cuenta del potencial de la propuesta, se esfuerza más en demostrar todo lo que vale; y me consta que esto es así porque algún participante del pasado año ha encontrado trabajo gracias a su Espot.

- ¿Qué opinas de las propuestas presentadas por el momento para esta edición?
Que son un buen reflejo del el salto generacional que atravesamos actualmente, con toda una serie de nuevos realizadores. Y no tengo ninguna duda de que lo mejor está por llegar.

- Ambos ya sabemos lo que es vivir Escorto durante unos días. ¿Cómo recuerdas la experiencia de Escorto 2006?
“Ajetreada” es la primera palabra que se me viene a la mente, pero eso es sólo desde el punto de vista de la organización, “disfrutable” es la segunda palabra. Lamento no recordar bien quien lo dijo, en la resaca de crónicas del festival, pero la frase en sí es la mejor comparación posible: “es como irse de campamento con tus futuros directores favoritos”. Que todos queramos repetir y estemos luchando por que sea más grande aún, es la mejor garantía de ello. E invito a todo el mundo a unirse.

- ¿Cómo recomendarías a cualquier hijo de vecino la asistencia obligada al festival?
Ya sólo la localidad de El Escorial merece la pena, pero si además quiere conocer y descubrir historias y personajes que no podrá ver de otro modo, es indispensable acudir. Lo maravilloso del cortometraje es que al no tener un mercado rentable, no está limitado a una comercialidad expresa, lo cual permite arriesgar más y buscar nuevas e interesantes propuestas.

- Nada más por mi parte. Puedes añadir lo que quieras.
Pues no pensaba hacerlo, pero con tu permiso, aprovecho la oportunidad para denunciar el trato que Planeta DeAgostini le está dando a la serie regular de Batman, mezclando el “Batman e hijo” de Grant Morrison con un número auto conclusivo de “Detective Cómics” de Paul Dini. ¡Que ignominia!.

- Gracias Henrique, nos veremos, una vez más, en Escorto.
Gracias a ti, David. Y claro que nos veremos, nos veremos TODOS.

3 comentarios:

RUBIN dijo...

Ya sea con una copa de vino o un mando de la supernes, la cara sexy de Henrique se mantiene impasible.

Entrañables, ambos.

Un bellotudo abrazo y suerte con esta edición escortera!

Anónimo dijo...

Quique va a protagonizar un videjuego para la Ngage...

Organización Santunderground dijo...

Hola
Sin estar muy seguro de si este es el procedimiento que deberíamos llevar a cabo, pero como es de suponer que a mucha gente que frecuenta este blog le pueda interesar, aprovecho para dar a conocer un festival para cortometrajes sin medios económicos, o underground, que se va a celebrar en Santander, y al cual os animo a todos a enviar vuestras obras, ya que el objetivo es que todos esos cortos que, por no dar la talla encuanto a medios técnicos o a otros handicaps, nos quedamos sin ver en festivales, puedan obtener una buena difusión.

Toda la información la tenéis aquí: http://santunderground.worpdess.com. A ver si con iniciativas de este tipo y blogs como este, entre todos, conseguimos que el mundillo del cortometraje siga creciendo y se siga democratizando.

Un saludo a toda la gente de escorto, ya de paso!