29 octubre, 2007

LA GUERRA DE LOS FORMATOS

-1ª PARTE-

La lucha entre HD DVD y Blu-ray está que arde. Esta Navidad se puede considerar el pistoletazo de salida para lo que será la Segunda Guerra Mundial (de los Formatos). Hasta ahora hemos vivido en un ambiente de preguerra, con múltiples y variadas especulaciones acerca del posible triunfo de uno u otro; casi siempre información filtrada por ambos bandos y sus aliados. Pero todo esto no es nuevo, ya ha ocurrido otras veces...

...Todo comenzó en la década de 1950, cuando la televisión daba sus primeros pasos. Por aquel entonces se procuraba emitir en directo, ya que las difusiones en diferido suponían un coste adicional, pues había que poner una cámara de cine delante de un televisor y filmar el programa en cuestión, luego había que revelar la película, y por último grabar la proyección de esa película con la cámara de televisión para su consiguiente emisión. Esto era tan peñazo que habitualmente se optaba por repetir el programa entero directamente, como en el caso de los telediarios, donde el Matías Prats estadounidense debía dar las noticias en Nueva York y repetirlo todo pasadas 3 horas para su emisión en Los Angeles.
Se requería una solución inmediata, y ahí estaba Ampex Corporation para sacar las castañas del fuego. Esta empresa, que no la conocen ni en su casa, es la creadora del magnetoscopio, video cassette recorder, VCR, videograbadora, o vídeo a secas. Diseñado para el ámbito profesional, el aparato es lanzado en el año 56 con el nombre de Quadruplex de 2 pulgadas. Tal fue su éxito que otras compañías incluso abandonaron sus proyectos para unirse al absoluto vencedor Quad.
Pero la cosa no terminaba ahí (como que estaba comenzando...) y ahora tocaba dominar el mercado doméstico, por lo que pasaron a la acción las compañías Sony, RCA y de nuevo Ampex, entre otras, pero sin ningún éxito comercial; hasta el año 1971, cuando Sony lo intenta por segunda vez con el sistema U-matic, que es realmente el primer formato comercial de vídeo en el mundo. Esta cinta, de un tamaño algo mayor que la VHS, se hace con el mercado nada más salir, eso sí, un mercado ínfimo...
Antes de la gran guerra, todavía salen dos sistemas nuevos a tener en cuenta (sin dar mucho la brasa): Son el "VCR" de la holandesa Philips, y el Avco Cartrivision de Cartridge Television Inc. Ambos tienen forma cuadrada, con dos carretes de cinta montados uno encima del otro; y ambos salen a la venta en el 72; el primero en Reino Unido y el segundo en USA especialmente. El nombre de "VCR" es puesto por Philips con el único propósito de fastidiar (dato no oficial), pues es como quien saca una videoconsola con el nombre de "VideoConsola"... No libre de pecado está el rebuscado Avco Cartrivision pero.. ego te absolvo, porque, además de las habituales cintas vírgenes, el Avco fue el primer sistema en ofrecer cintas pregrabadas a la venta y en alquiler: podías ir a tu tienda de electrodomésticos (los pre-videoclubs) y elegir una película, que el minorista pediría por correo y, cuando días más tarde llegase a la tienda, te la podrías llevar a casa, luego la devolverías y por último el dependiente la enviaría de vuelta a la compañía.......
Por fin llega el gran BOOM, durante el paso de los 70's a los 80's, con la aparición de los dos formatos más enfrentados de la historia: el Betamax (1975) de Sony y el VHS (1976) de JVC. Como todos sabemos, el carísimo enfrentamiento tecnológico entre los dos gigantes nipones iba terminar 1-0 a favor del VHS (Vertical Helical Scan), en lo que se conoce mundialmente como la guerra de los formatos. En el caso de Sony parece que a la tercera no va la vencida. La principal razón de la derrota del Beta se debe supuestamente a un racaneo por parte de su compañía a la hora de licenciar el invento a los demás fabricantes de electrónica; por el contrario el VHS fue producido desde el principio por otras compañías además de JVC, lo que generó una invasión de reproductores VHS por todo el mundo y a precios más asequibles que los de Beta, pues Sony no sólo tenía aparatos algo más caros sino también más difíciles de reparar y menos compatibles con los humildes televisores de una persona de a pie. También influyó, al principio, la duración de los casetes, ya que los VHS eran el doble de largos que los Beta; aunque pronto ambos subieron el tiempo de reproducción en sus cintas hasta que ya dejó de ser un problema de elección para el público. También es verdad que se llegó a alegar el triunfo del VHS a una mayor disponibilidad de pornografía, y todos sabemos que los pornográficos son gente con pasta! no nos engañemos, o alguna vez habéis visto a un hijo de la tierra (campesino) bajándose marranadas de Internet? La pornografía es un mercado muy silencioso, pero no por ello deja de ser el género cinematográfico que más dinero mueve en el mundo.
Reflexiones aparte, podemos concluir con que Sony, con el tiempo, fue solventando algunos de estos problemas, pero el precio de la calidad le salió doblemente caro, y es que en realidad el Betamax era más avanzado tecnológicamente que su rival, con mayor resolución de imagen y mejor sonido pero, como dijo una vez Bill Gates (Microsoft) a Steve Jobs (Apple): "¿Sabes qué? Eso no importa".

ME-MANIA

4 comentarios:

Edgar dijo...

Me crié editando en betacams patanegras y ahora me vienen con el rollo del hache dé.
interesante

El zoom erótico dijo...

Los Betacams, hermanos mayores y profesionales del Betamax, son de una calidad enorme, claro; por eso ahí siguen después de mil años pero... no son HD. Bueno, hasta las nuevas HDCAM de ahora, claro..

Olvidaba mencionar también el "Video 2000" de Philips, que sólo compitió en el mercado europeo contra VHS Y Beta pero con nula repercusión..

Anónimo dijo...

actualizais muy despacio. ¿para cuando la segunda parte?

Anónimo dijo...

Alberto Q.

www.lacoctelera.com/traslaspuertas

Espero que el formato DVD dure mucho tiempo...

Saludos