24 abril, 2007

Los abandonados : Hansel y Gretel juegan a las muñecas rusas



Llegados a las 60.000 visitas, contamos hoy con una nueva colaboración para nuestra sección Óperas primas, por parte de Daniel Romero, co-director de La habitación contigua y Una puerta cerrada y autor del blog Un día de furia.

En los últimos años, varios directores provenientes del mundo del corto han dado el esperado salto al largometraje. Cineastas como Koldo Serra, Daniel Sánchez Arévalo, Rodrigo Cortés o Nacho Vigalondo (aún pendiente de estrenar) han constituido una nueva oleada de títulos para el raquítico nuevo cine español. Amparados por la crítica, los resultados de taquilla no han sido ni mucho menos esperanzadores, exceptuando el caso de Azuloscurocasinegro, que fue impulsado por el imprescindible boca a boca. La falta de apoyos en la distribución o la desconfianza de un público que no perdona una a la dañada industria española, han ensombrecido una serie de estrenos esperanzadores para el triste panorama del cine patrio. Tras anunciar varios proyectos que resultaron cancelados (Bloodline) o inacabados (Ataúdes de luz), Los abandonados supone el debut en el largometraje del cineasta catalán Nacho Cerdá. Formado en el campo del cortometraje con piezas que siempre han rondado la polémica por la brutalidad de sus imágenes, el director se dio a conocer en los 90 con sendos cortometrajes cuyo concepto revolucionaron el cortometraje español de la época. The Awakening y Afermath catapultaron al director en el panorama del cine independiente. Si bien Aftermath rozaba los límites de lo explícito, con Génesis el cineasta elaboró una extraordinaria oda al amor y a la creación, dándole la vuelta al mito de Frankenstein. De la mano de Filmax y su Fantastic Factory, nos llega Los abandonados, película que narra la búsqueda de dos hermanos por conocer su pasado en la Rusia más profunda y que ya pudimos ver en la pasada edición del festival de Sitges.



En un principio, tanto el punto de partida como el estilo de la película parecen estar muy alejados de los primeros trabajos del director, acercándose más a productos anteriores de la propia Filmax, ya casi una marca de género. Con fotografía de Xavi Gimenez (colaborador habitual de Jaume Balagueró) y guión de Karim Hussein entre otros, la película basa su planteamiento en una estética muy marcada, en la búsqueda de un artificio puramente visual como principio para la creación de emociones. Y si de algo palidece la película, es de un abandono del desarrollo narrativo de la propia historia, en pro de una espectacular factura con motivo de la elaboración de una atmósfera fantástica. Cerdá estira en demasía una historia cuyo punto de partida se torna algo manido y se aleja de la originalidad de los planteamientos de sus cortometrajes, rodeados de polémica y fabulaciones para el espectador. Si bien la desproporción no causa el equilibrio entre idea y forma, es en esta última donde Cerdá arrastra al espectador hasta el extremo, llevándole por un trayecto de hora y media malsano e incómodo. Cerdá no da concesiones, Los abandonados es una película que explota la idea de imagen como lienzo para contar una historia.



Durante todo su metraje, la película desorienta al espectador, le confunde y le aterroriza mediante el juego de la insinuación y de los puntos de vista. El cineasta hace uso de un dominio extraordinario de la cámara subjetiva, es el propio director quien se introduce en la fantasmagórica casa para mover el encuadre y seguir a los personajes. En Los abandonados existe un desarraigo de la narración que roza los límites al permitirse ciertas licencias de guión, concibiendo un arriesgado formato que tiene como objetivo el desconcierto y la angustia de la platea. La película está cargada de pistas que avecinan el final de la película, estableciendo un juego de muñecas rusas donde los personajes se encuentran con ellos mismos en diferentes partes de la historia (se puede decir que Los abandonados es una película de viajes en el tiempo). De forma casi solarística, la casa se convierte en el único universo donde los personajes recorren la trama, cobrando vida propia y convirtiéndose en uno más de los personajes. El uso de la luz y del paso del tiempo están marcados por una serie de extraordinarias transiciones que conducen a un perfecto ritmo narrativo. La película está plagada de referentes fílmicos, desde los evidentes a Suspense! de Jack Clayton (vease el plano en el que la protagonista cruza el lago en la barca) y El proyecto de la bruja de Blair (repitiendo la fórmula de personajes que recorren el plano dándonos la espalda), pasando por El quimérico inquilino de Polanski hasta el más importante de todos, El resplandor. Al igual que en la película de Stanley Kubrick, los personajes son dominados por el entorno donde se encuentran, un espacio del que no pueden escapar y que domina sus actos. La presencia constante del film de Kubrick culmina en la mejor secuencia de toda la película, en la que Karen Roden presencia la aparición de una mujer desnuda, unido a un montaje paralelo que la encadena a la escena más Cerdá de la cinta, protagonizada por jabalís.



Los actores están correctos y superan lo arriesgado de la propuesta, ya que durante toda la proyección son ellos los únicos personajes que pueblan la película. El uso del sonido en ocasiones es demasiado violento y remarca escenas en las cuales, se explota de forma imprescindible. Sin embargo en otras su uso es formidable como el solapamiento entre el grito del bebé y el rugido del avión. En definitiva, Los abandonados se convierte en una cinta anticomercial por lo arriesgado de la propuesta y pese a la debilidad del guión (que no sabemos hasta que punto es impuesta, véase esa innecesaria explicación final en imagen congelada), el debut del director catalán supone el inicio esperanzador de una carrera que no ha hecho más que comenzar. Por último, cabe destacar un plano que define a la perfección las intenciones del director: una muñeca rusa descansa en una mesa y al cruzar por corte el encuadre uno de los personajes, vemos una segunda muñeca rusa al lado de la otra.

by Daniel Romero

PRÓXIMAMENTE: Entrevista a César Velasco Broca (a ver si es de esta)

1 comentario:

videodromo dijo...

Me encantó esta película en su momento, la vi en la muestra de cine fantástico de Madrid. Salí estusiasmado.