25 junio, 2008

Teoría sobre la Piratería


Si usted vive de los derechos de autor, ya sea cantante, director, productor, distribuidor, gerente
de una tienda de discos o videoclub,... no tiene de qué preocuparse, en un par de años la piratería actual será sinónimo de horterada; ver en Internet el peliculón recién estrenado en cines es, incluso hoy día, el síndrome del mal gusto; bajarse de la Red el nuevo disco de tu grupo favorito y LUEGO no comprarse el CD original es directamente un insulto a la estética del pensamiento, y acabará siendo penalizado no por la justicia (que pasa de todo) sino por las propias personas.


-EL ERROR DE LOS CONSUMIDORES-
Igual que sucedió con el pirateo de las cintas VHS en su momento, el aficionado a la piratería acabará por cansarse de piratear cosas en realidad no va a visionar jamás y terminará alquilando y comprando lo poco o mucho que considere merecedor de ser alquilado y comprado. Como consecuencia, la gente se volverá más selectiva ya que los discos y películas que se vayan a comprar seguramente ya los hayan visto antes de forma gratuita en Internet, y tan sólo lo mejor de lo mejor acabará sacando beneficios del melómano y videófilo, quienes comprarán siempre con ánimo de coleccionismo y nunca con la simple intención de consumir. Es decir, adiós a los Max Mix 7, Bolero Mix 8, 2001 Una Odisea Musical, Independance Mix,...
En Internet se utiliza el eMule de sobremanera, bajando material y material que se almacena en CDs y DVDs (eh! y Blu-rays!) que nunca serán leídos. Es lo que se conoce científicamente como “ansiedad internetil”, una efermedad que consiste en bajar la mayor cantidad de Gigas posibles, para sentir que aprovechas tu conexión al máximo. Si usted padece estos síntomas, no se preocupe, con el tiempo volverá a la normalidad. Y si usted vive de los derechos de autor, ya sea cantante, director, productor,distribuidor, gerente de una tienda de discos o videoclub,... tampoco tiene de qué preocuparse, en un par de años la piratería será sinónimo de horterada; ver en Internet el peliculón recién estrenado en cines es, incluso hoy día, el síndrome del mal gusto; bajarse de la Red el nuevo disco de tu grupo favorito (Radiohead) y LUEGO no comprarse el original es directamente un insulto a la estética del pensamiento, y acabará siendo penalizado no por la justicia (que pasa de todo) sino por las propias personas.
“Me bajé un screener de la última de Pixar!” ¿Se puede caer más bajo diciendo frases como ésta? (No). Por desgracia siempre habrá gente muy por detrás de la mayoría que te dirán cosas como ésta a la cara y con la cabeza bien alta, como si hubieran acometido una gran hazaña. Pero con el tiempo esa gente (esa forma de pensar) se irá extinguiendo y llegará el día en que se valore la calidad por encima de la cantidad; ¿por qué? Pues porque en la Red la cantidad de información aumenta a cada segundo. Hace unos pocos años, algunos guardábamos en nuestro disco duro todo aquel vídeo, foto y hasta pps gracioso o impresionante que nos encontrábamos; en cambio esto hoy no ocurre porque Internet es ya como el Gran Disco Duro Mundial (ww¿hd?). Es decir que la información digital en la actualidad carece de valor, de valor económico, y la mejor manera de vender un producto será incentivando el ansia de coleccionismo material que todos tenemos, cosa que NO están haciendo las compañías.


-EL ERROR DE LAS COMPAÑÍAS-
La piratería es un problema, y bien gordo, pero la solución desde luego no está en el absurdo de pretender que el consumidor deje de piratear.. porque sí. Sobre todo habiendo leyes al respecto que son más simples que las normas del parchís y se contradicen pues es éste un mundo demasiado nuevo para ese carroza llamado Gobierno. Y, mientras no se aclaren, la gente seguirá pirateando con todas o casi todas las de la ley. A veces hasta quienes se lucran con la piratería, como los manteros, salen impunes de cargos porque, según el juez de turno, “lo hacen para comer”...
El famoso tema de la SGAE y su canon “por si acaso”, son otro de los activistas en pro, y no
en contra, de la piratería. Su estrategia de cobrar por todo a favor de los autores, lo único
que ha conseguido es poner a todo el mundo en contra de la SGAE y por inercia incluso a favor
de la piratería. De hecho si te compras un CD para grabar tus fotos, te entran ganas de usarlo
mejor para piratear algo y así al menos le sacas partido al canon que te han cobrado; y que
por supuesto ese dinero no va para los autores tal y como nos lo venden, sino que va para las
sacas de Bisbal, Alejandro Sanz y Ramoncín, rey de todo este pollo frito. Como dato curioso: no
dejen de visitar la Wikipedia buscando por SGAE y verán el cambio de sede que tienen previsto,
del Palacio Longoria al Palacio del Infante Don Luis.
Como vengo diciendo desde el principio, uno de los problemas principales y que además no se tiene nunca en cuenta, es el tema del valor material, es decir, el soporte físico. Tanto los CDs de música, como las películas en DVD y Blu-ray, no son más que trozos circulares de plástico donde se almacena la información que bien se puede conseguir en la Red casi siempre pero, aun así, los compramos. Esto es por varias razones, o bien porque se desconoce la forma de conseguirlos por Internet de forma gratuita o bien porque tu afán de coleccionismo y tu mínimo respeto y buen
gusto por lo original te invitan a comprar ese material nuevo aunque ya lo hayas visto y escuchado de forma “no oficial” mil veces.
Es lo mismo que ocurre con la ropa; siempre habrá quien prefiera comprarse unos Levi’s piratas en el mercado por ser más baratos, y hay quien nunca lo haría porque se traicionaría a sí mismo y se sentiría estúpido. Y no hablo de gente rica y gente pobre, sino de gente con buen y con mal gusto; siendo ambos pobres, el del buen gusto se habría comprado en el mercado ropa sin marca, pero nunca unos Levi’s, que la gracia de dichos pantalones está en que sean originales precisamente.
Pues bien, ahora es como si ese mercado, Internet en este caso, se hubiera extendido tanto que
parezca que todos los compradores se pongan a piratear y sea el fin del mundo del vídeo y la música... Pero de eso nada; lo que ocurre es sólo que, la gente que nunca ha comprado ni compraría jamás, ahora se baja material pirata a montones, porque es la moda, pero esta gente no es el problema ni debería preocupar a la industria del vídeo y la música, pues ellos nunca comprarían nada aunque se les quitase el cable de Red de por vida. El problema está en esa gente que siempre ha comprado y ahora deja de hacerlo al encontrarse con ese canal gratuito llamado Internet.
Para conseguir a esta gente de nuevo se debe recurrir, insisto, a una mejora constante del soporte físico; no limitarse a meter ese círculo de plástico en una caja con portada de todo a 100 y pretender al mismo tiempo que desaparezca la piratería que está en su momento cumbre... Lo que deben hacer ahora las compañías es ponerse las pilas e intentar incentivar o incluso activar el instinto de coleccionismo que todos tenemos; y para ello deberán explotar lo único que ellos tienen e Internet no: lo material. Esta es la razón de porqué por ejemplo la industria hostelera no se ve afectada por la piratería, y es que por ahora no podemos bajarnos una pizza por el ADSL. Así que desde aquí propongo a las compañías que dejen de quejarse con anuncios y manifestaciones, que lo único que consiguen es poner al consumidor a favor de la piratería y en contra de la industria ya que se sienten insultados por estos últimos. Y dejo por tanto unos consejos que de seguro serán de gran utilidad para las compañías:
-Incorporad, compañías, más material físico que no se limite a lo imprescindible (CD, caja y carátula), como por ejemplo postales, fotogramas de 35mm, dípticos, trípticos, o hasta imanes (como el DVD de Muchachada Nui); que son cosas que no se pueden bajar de Internet y que irán adquiriendo valor con el tiempo. Al contario, menos valor irán teniendo los extras (making off, etc.), sobre todo los más de relleno (colorea a Banner y Flappy, etc.). Y sobre las carátulas y la caja, por favor, un poco de mimo (que no mimos), pensando en ese comprador que desea no sólo ver la película (que para eso la habría alquilado) sino tenerla de adorno en su estantería; que a veces sólo falta que le pongan un mata-sellos al DVD con el título y el nº de expediente. Hay gente que hasta diseña sus propias carátulas en vista de las pésimas ediciones de algunas películas.
-Procurad, compañías, ser un poco más respetuosos con el cmprador y eliminad el insultante spot anti-piratería que se incluye en muchos DVDs que nos acabamos de COMPRAR o ALQUILAR; de hecho si lo hubiéramos pirateado de Internet el pirata que lo haya subido le habría quitado el spot, que ya tiene guasa. Es como si te riñen después de haber hecho algo bueno, por si acaso....... (La SGAE creando escuela).
-Intentad, compañías, traer al mercado español títulos que el público demanda constantemente. Seguro que a la mayoría de vosotros que leéis este artículo ya se os ocurre al menos uno, o dos, o cincuenta títulos películas que os gustaría ver editadas en este país y que no han salido ni saldrán nunca. A mí se me ocurren unas cuantas, por ejemplo Mi Vecino Totoro, que por cierto salió hace
años en VHS y con una portada que daba risa verla... Por supuesto en Internet, como siempre, están todas las películas e incluso en HD cuando en España todavía no han salido, lo que me obliga a pedirles, compañías, que hagan el esfuerzo de incorporarse a esta moda que es ya un hecho en Internet y que consiste en hacer SIEMPRE estrenos mundiales de TODO lo que en la Red se publica, incluida por desgracia la piratería.
En Internet no ocurre ninguno de estos problemas y sí muchas otras ventajas, y todo es gratis y sin leyes como quien dice; un despiporre, vamos... Pero que tiene solución si se cuidan detalles como los que acabo de mencionar y otros tantos que me guardo. Y no es mucho pedir, es sólo la medida inmediata que toca tomar, y nada más. Que tampoco estoy pidiendo que se adelanten a su tiempo y saquen un nuevo formato, en soporte tarjeta de memoria, pequeño y manejable pero no microscópico (otra moda pasajera), del tamaño de un antiguo cartucho de videojuegos (Mega Drive por ejemplo), irrompible por tanto, sin fallos de lectura, con la imagen y el sonido en HD, acceso instantáneo a todos sus contenidos, etc.
Pero todo esto será dentro de unos años, después de exprimido el Blu-ray, y cuando por fin las compañías tengan capacidad para valorar lo material por encima de la mera información digital.
Estaría bien que se empezara a valorar esto, quizás con la entrega de unos premios a las mejores ediciones.
No sé... Lo dejo ahí, en el aire.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Toda la razon del mundo. Premios a las mejores ediciones anuales ya existen en www.zonadvd.com

ME-MANIA dijo...

Y existen? Vaya.. siempre soy el último en enterarme. Quiero ir de innovador, de Steve Jobs, y no llego ni a Steve Urkel..

Anónimo dijo...

Felicidades por el artículo. Se puede decir más alto pero no más claro.

Chapó. Sobre todo por los malditos anuncios de NO PIRATEES en los DVD originales. Increible y bochornoso.