24 mayo, 2007

Diseño Gráfico Escorto : Álex Alonso/Cristóbal Garrido



- Álex, parece que desde pequeño tenías bien claro que lo tuyo sería el diseño.
No creas, sabía lo que me gustaba hacer, pero ignoraba que algún día me pudiera llegar a ganar la vida con ello. Hasta que no acabé el instituto no me planteé seriamente la posibilidad de dedicarme al diseño de forma profesional.

- Durante tus años en la Escuela de Artes y Oficios de Valencia, ¿qué aprendiste más allá de las clases?
Por desgracia en la Escuela se tocaban muy de pasada algunos campos que a mí me interesaban muchísimo, los relacionados sobretodo con programas de edición (Freehand, Photoshop, Dreamweaver, 3D Studio, ...), así que no me quedó más remedio que investigar por mi cuenta, como casi todo el mundo. Además, esta profesión es eminentemente autodidacta, es parte de su encanto, forma parte de tu desarrollo como diseñador. Una vez tienes una buena base sobre la que apoyarte (color, composición, tipografía, ...) las piezas empiezan a encajar y ya eres capaz de aplicar con criterio todos los estímulos, referencias y conocimientos de los que has ido empapándote durante años.

- Por aquella época, ¿cuáles eran las influencias que luego se reflejarían en tu trabajo?
La lista sería enorme. Puedo decirte que mis influencias van desde la cartelería del S.XIX hasta las portadas de videojuegos de los 80... De Toulouse Lautrec a Azpiri pasando por Warhol, Saul Bass, casi nada... Los estímulos recibidos son inabarcables: cine, ciencia-ficción, comics, videojuegos, televisión, ... De una forma u otra aplico en mi trabajo todas mis influencias según lo requiera el proyecto. De todas formas, y para responder más concretamente a tu pregunta, por aquella época recuerdo estar bastante ensimismado por el estilo potente y directo del rock duro, el grunge y por la estética manga. Creo que algo de eso ha quedado plasmado en mis trabajos bajo capas y capas de experiencias y referencias.

¿Cómo empieza tu etapa profesional?
Cuando aún estudiaba, en una época en la que casi nadie tenía internet (ni siquiera yo), empecé haciendo páginas web y carteles para conciertos. Bastante antes de eso hice algún encargo (remunerado por compasión) relacionado con la ilustración... Sí, se puede decir que un dibujo para las camisetas de las fiestas de un pueblo fue mi primer trabajo, 2000 pesetas que me supieron a gloria.

- En tu biografía afirmas que has hecho de tu pasión una forma de sustento. Posiblemente sea éste el sueño de toda la humanidad. ¿Qué me dirías al respecto?
Me considero un tipo afortunado por trabajar como freelance en lo que me gusta. Por regla general, los que trabajamos en algo creativo somos más propensos a esta “felicidad laboral”. De todas formas, como todo, también requiere esfuerzo, sacrificio, noches en vela, muchos “encargos gratuitos” y favores hasta llegar aquí. No sé hasta que punto la gente se plantea su trabajo exclusivamente como una nómina de fin de mes a cambio de 40 horas semanales, sólo sé que si yo no trabajara en esto, ahora mismo no tendría ni la más remota idea de lo que hacer con mi vida. Como le decía Homer a Graymito: “No nos pagan por trabajar, ¡nos pagan por fastidiarnos!”. Por suerte yo no pienso así.

- Aún recuerdo el impacto que me produjo en Escorto 2006 tu camiseta de
Hattori Hanzo de DonRobot.Com. ¿Cómo surge esta nueva odisea? ¿Qué podemos
encontrar en la web?
Vaya, me alegra que te impactara. Tuve la idea de la tienda guardada en la recámara durante bastante tiempo, pero gracias a las circunstancias y a un bendito arrebato, un buen día me lancé a por ello. En principio fue un “a ver qué pasa”, pero poco a poco la cosa fue cuajando. Ahora, con su año y pico de vida y gracias a todos los que han apoyado este proyecto y con mucho trabajo detrás, Don Robot ya se cree un poco más su lema de “Camisetas para dominar el mundo”.

¿Qué podeis encontrar en la web? Si eres un freak cinéfilo/cinéfago encontrarás un hogar, trato familiar y ambiente agradable, alguien que también se sabe de memoria el pasaje de “Ezequiel 25:17” y que hubiera estrangulado a Jar Jar Binks sin dudarlo. Si quieres gritar a los cuatro vientos: “¡Sí, soy un freak y me encanta el cine!”, con una simple camiseta, Don Robot es tu lugar, sin duda.

- Además del diseño cinematográfico, también te has implicado en la correalización de un cortometraje. ¿Cómo se genera este proyecto?
Como las mejores cosas de la vida, me vi involucrado en este proyecto (“Tribute”) de una forma totalmente espontánea. Mi gran amigo Antonio Castelo me pidió opinión sobre un guión que acababa de escribir. Con el tiempo me fui involucrando cada vez más en todo el proceso hasta que un día me ví en una armería comprando pistolas de fogueo para rodar el corto.

¿Qué tal la experiencia tras la cámara? ¿Repetirás?
Inmejorable, toda una experiencia vital. Cometimos maravillosos errores de novato, nos reímos, nos cabreamos, conocimos a gente interesantísima y a mí personalmente me ayudo a entender un poco mejor, salvando las obvias distancias, la labor de cineasta.

¿Repetiré? Eso espero. Tengo entre manos el que creo que es un gran proyecto, pero respeto demasiado esta profesión como para rodar algo sin estar 100% seguro de que es lo mejor que puedo ofrecer. En ocasiones veo como otros no hacen más que disparar al aire como locos... Yo tengo una sola bala en el cargador y a no ser que esté totalmente seguro de acertar el tiro, no dispararé. Creo que muchos deberian hacer lo mismo.

- Junto a Cristobal Garrido te has encargado un año más del diseño gráfico de la web de Escorto. ¿Cómo nace esta relación con el Festival de Cortometrajes de El Escorial?
El año pasado fue bastante caótico para Escorto, era su primer año y su gran acogida derivó en nuevas necesidades y nuevas ambiciones. A falta de 3 meses para la celebración del certamen, tanto su anterior imagen como su página web no cumplían las expectativas que estaba generando un festival en gran expansión. Así fue como uno de los directores de Escorto, Raúl Cerezo, delegó en nosotros este proyecto “sobre la marcha”. Digamos que el tándem formado por Cristóbal y por mí fue a Escorto lo que el Señor Lobo a Jules Winnfield y Vincent Vega en “Pulp Fiction”.

A nivel profesional, creativo y personal, ¿qué te reporta este trabajo?
Sin duda su repercusión es uno de los mayores alicientes, ya que Escorto es un festival que se mueve mucho y bien. Además estamos recibiendo muy buenas críticas con respecto al diseño, lo cual es muy reconfortante. Creo que se ha realizado una gran labor que está funcionando a la perfección. La gente parece contenta con este trabajo. Dar en el clavo con la idiosincrasia del festival, dotarlo de personalidad y calidad eran los objetivos marcados y se han cumplido. Además de eso, me encanta el cine, lo que supone un extra de motivación. Ello me ha permitido volcar mi experiencia como espectador y combinar dos de mis pasiones en un proyecto en el que creo y en el que me he implicado de forma muy personal.



- No debería olvidar que este año (junto al ya mencionado trabajo en la web) Cristobal y tú seréis los encargados de juzgar las obras presentadas en el concurso de carteles, novedad de esta edición, eligiendo el póster oficial de Escorto 2007. Además sois el jurado que coronará al mejor diseño gráfico del festival. ¿Qué os parece esta nueva función de la que ambos sois responsables?
Es la primera vez que ejerzo como jurado y la verdad es que es todo un honor que confien en tu criterio. Espero que no sea la última, es una experiencia que me gustaría repetir en el futuro.

- ¿Qué cualidades debe tener una obra para ser merecedora de estos galardones?
Con respecto al concurso de carteles, tendremos muy en cuenta la originalidad de la propuesta así como la integración de los dos “leit motivs” sobre los que gira esta edición 2007: “Mirindas Asesinas” y “Un Perro Andaluz”. Obviamente también serán relevantes para la decisión final aspectos como la técnica, composición, tipografía y color. Para elegir el premio al mejor diseño gráfico hay ciertos matices en el criterio que varían con respecto al concurso de carteles. Personalmente la cartelería cinematográfica es un campo que me apasiona. Me preguntaré cosas como: “¿Me vende este cartel el cortometraje?”, “¿Es fiel reflejo de la obra que representa?”. Sí, definitivamente tengo muchísimas ganas de dejarme los ojos mirando carteles, me apasiona esta labor.

- A propósito de estos premios, ¿qué pensáis de la actual situación en España en cuanto a diseñadores? ¿Tenemos grandes profesionales? ¿Hay trabajos destacados a un nivel más que aceptable?
En España hay grandes diseñadores, creo que es algo que a nadie le pilla por sorpresa, el nivel es altísimo. En cambio, sí que falta una cultura del diseño, falta “educar” a la gran masa. Todo el mundo cree tener un diseñador en su interior, lo cual es totalmente falso. En el aspecto cinematográfico, tengo un pesar enorme con nuestra cartelería. Es un campo en el que podríamos mirar a los ojos a Hollywood, plantarles cara porque está a nuestro alcance, pero nos empeñamos en desviar la mirada. Salvo honrosas excepciones, el nivel es lamentable, no sabemos vender una película, es así de crudo. No sé hasta qué punto es culpa de los productores, ni si es ignorancia o desidia, pero alguien debería cambiar la jerarquía en ese aspecto y delegar más en el criterio del diseñador. Ver al diseñador como un consejero más que como una herramienta para plasmar ideas nefastas sería un primer paso. Personalmente encargaría la imagen de una película a una agencia de publicidad o a un buen diseñador que supiera vender bien tu producto. Quizá ese sea uno de los principales problemas, negar que el cine no deja de ser un producto que hay que vender. Creo que la actual política de subvenciones tiene buena culpa de ello. Lejos de estimular y crear industria, alimenta a muchos parásitos, que ruedan sus anunciados fracasos de espaldas a un público para el que deberían trabajar.

Con respecto al tema del diseño en el cortometraje lo tengo claro, tiene un cáncer que se llama “amateurismo”. Esto es responsabilidad del director. El diseño de la cartelería en un corto debería ser tan importante como una cuidada fotografía, una buena dirección de actores o un buen sonido. No sería la primera vez que un cortometraje es rechazado de un festival nada más ver la portada del DVD. Una mediocre imagen exterior no augura nada bueno en su interior y hay muchos otros cortos haciendo cola para ser visionados. La labor de un director también debería abarcar este punto, debería mimar todos estos aspectos y delegar en un buen diseñador de la misma forma que lo ha hecho en un buen director de fotografía. Hay que empezar a cambiar esto desde los mismos cimientos del cortometraje si queremos en el futuro un cine más competitivo.



- Ambos ya sabemos lo que es vivir Escorto durante unos días. ¿Cómo recuerdas la experiencia de Escorto 2006?
Para mí fue una maravilla reencontrarme con amigos a los que hacía mucho tiempo que no veía y conocer a otros a los que tengo muchísimas ganas de volver a ver en Septiembre. Fueron 3 días geniales que recuerdo con muchísimo cariño.

¿Cómo recomendarías a un profano la asistencia obligada al festival?
Que los que fuimos el año pasado estemos contando los días que quedan hasta el 5 de Septiembre para repetir la experiencia debería ser suficiente para que alguien que no conozca Escorto se asome por allí... aunque sea por curiosidad. Si “Escorto I” fue bueno, preparaos para la secuela. “Escorto II” promete más acción, más humor, más estrellas invitadas y más cine.

Muchísimas gracias, puedes añadir lo que quieras.
Muchísimas gracias a ti por esta entrevista. Nos vemos el 5 de Septiembre en El Escorial.

Perfecto. Hasta pronto, nos vemos en Escorto 2007.



Entrevista a Cristóbal Garrido


Cristobal, ¿ya apuntabas desde pequeño tu camino hacia el diseño?
Desde que tengo uso de razón me he pasado las horas muertas dibujando. En el colegio era el típico niño al que la profesora le decía “Qué dibujo más bonito. Ve a enseñarlo” y me tocaba ir paseándome, muerto de vergüenza, por todas las clases de mi curso. Curiosamente no sé en qué momento me estanqué porque ahora no es que sea especialmente brillante en esa faceta…

Realizaste tus estudios en la Escuela Superior de Dibujo Profesional. ¿Cómo fue aquella etapa?
Pues imagino que como todo aquel que comienza a estudiar algo que le gusta. En el colegio o en el instituto hay asignaturas que te gustan más y otras nada de nada. Sin embargo en la Escuela sabía que todo el tiempo que estuviera allí iba a disfrutarlo al 100%. Además siempre es un gusto compartir tu tiempo con gente llena de talento e ilusiones similares.

¿Te parece que la formación es necesaria o se puede ser perfectamente autodidacta, al menos, en lo que se refiere a diseño gráfico?
Uff… Creo que la formación siempre es necesaria. Hay que tener unas bases, un mínimo con el que poder manejarte y no sólo hablo del manejo de los programas de turno que eso sí lo puede aprender cualquiera. Luego es evidente que si no hay talento o al menos un poco de buen gusto la cosa se pone más difícil.

Tras esta época, ¿cómo iniciaste tu carrera profesional?
Fue todo bastante rápido. El mismo año que me dieron el título fue año de elecciones. La Concejalía de Cultura de San Fernando de Henares se renovó y conocía a la nueva concejala. A partir de ahí empezó a funcionar el boca a boca y en poco tiempo me hice con una buena cartera de clientes con varias concejalías de distintos ayuntamientos.

Dentro de tus trabajos podemos destacar dos ámbitos concretos. Me gustaría empezar por eso que en tu web denominas "universo concejalías" en referencia a todos esos Ayuntamientos (o incluso la Comunidad de Madrid) que han solicitado tus servicios. Háblanos de esta sección de tu currículum.
Pues la verdad es que cuando estaba en la ESDP nunca me habría imaginado que el 80% de mi trabajo anual se desarrollaría en torno a todo tipo de concejalías: juventud, cultura, participación ciudadana, deportes, servicios sociales… Uno siempre sueña con ser reconocido por ese gran logo de esa gran empresa, pero el trabajo para los instituciones públicas te curte cosa fina. Se suele trabajar con poco margen de tiempo y te da mucha inmediatez con el resultado final.

También has aportado tu granito de arena a todo tipo de empresas, desde los logos de Kiss TV o la empresa de representación Surikato (permíteme que te felicite por ese agradable diseño a lo Warhol), hasta las webs realizadas para Yacaré Films. ¿Qué me podrías comentar de estos experimentos creativos de encargo?
Aquí cambio de registro con respecto a los ayuntamientos. Todas estas empresas se dedican de alguna u otra forma al terreno audiovisual, un campo más libre y creativo que a priori está más dispuesto a arriesgar. Además todas ellas son marcas jóvenes que buscan su mercado y desmarcarse del resto.
Kiss tv (canal de TDT de la popular emisora Kiss FM) tenía unas señas de identidad muy marcadas y habría sido un error prescindir de ellas. Los labios y los colores corporativos para mí eran sagrados y con el diseño propuesto se buscaba mantener estas pautas y transmitir una idea muy clara: Kiss en televisión.
El encargo de Surikato (gracias por el cumplido) fue un gustazo. Se trata de una empresa de representación de actores y actrices y en este sector, si somos sinceros, se cuida muy poco la imagen gráfica. Si te das un paseo por distintas webs de las agencias de representación verás que no se mima nada a sus actores en ese aspecto. Surikato tenía muy claro que quería un diseño tremendamente vistoso. Era importante que su book de artistas no pasara desapercibido sobre la mesa del director de casting de turno y según me cuentan la cosa funciona y nadie olvida a esos animalitos “warholizados”.
Para Yacaré Films, productora de cine y televisión de apenas cuatro años de vida con la que me unen lazos más allá del diseño, he realizado su imagen corporativa y el diseño de los dossieres de sus futuros proyectos. En diciembre estrenan su primera película “No digas nada” de la que estoy diseñando el cartel.

El otro ámbito concreto al que me refería antes es el "universo cartelera cinematográfica". Has diseñado cartelería para películas como "Más de mil cámaras velan por su seguridad" o "La Selva". Trabajando en un proyecto así, en el que asumes la responsabilidad de anunciar un producto, en este caso cinematográfico, ¿cuál es el método de trabajo?
Para mí es fundamental trabajar en el proyecto casi desde el origen. Uno de los grandes males del diseño gráfico en el cine español es la falta de materiales (como me sucedió en “La Selva”). Para “Más de mil cámaras…” y “No digas nada” organicé sesión de fotos con los actores durante el rodaje, cosa casi imprescindible, porque cuando acaban de rodar se cambian el look o empiezan con otro proyecto y se te complica la existencia. Es la única forma de tener un material que se ajuste a tu idea de cómo vender esa película. Si no lo haces eres tú el que está vendido y te encuentras con que lo único que tienes es un porrón de fotos del foto-fija realizadas durante el rodaje y que no te cuadran para lo que tú quieres. Ante eso sólo puedes prescindir de las fotos y recurrir a algo más conceptual, más gráfico, pero los productores junto a la distribuidora (y más si tienen alguna “estrella”) quieren ver CARAS. Y yo no soy para nada enemigo de este recurso. Es alucinante la cantidad de gente que va al cine sin saber qué películas van a ir a ver. Esas “caras”, esos actores son su única referencia más allá de lo que hayan visto en la promo de 20 segundos de la mano de Raquel Revuelta.
Por otro lado, y en esto entro en mil polémicas con algunos compañeros, es importante dejarte la “autoría” en casa. Lo importante es vender esa película y en eso (como en muchas otras cosas) los americanos nos llevan décadas de ventaja. Se les podrá reprochar que la mayoría de los carteles están cortados por el mismo patrón, pero al final funcionan. Con sólo echar un vistazo sabes si una peli es una comedia teenager, un drama de proporciones épicas, o una peli de acción, lo cual es de gran ayuda de cara a esos espectadores “indecisos”. Lo que no podemos hacer aquí es decir de la misma manera “te quiero” que “me cago” y para mi gusto alguno de los grandes, que lo son porque se lo han ganado después de muchos años despuntando y poniendo a España en el mapa del diseño gráfico internacional, te plantan el mismo cartel para un drama rural que para una comedia madrileña.

Precisamente hablando de "Más de mil cámaras velan por su seguridad", habría que destacar tu faceta como guionista, tanto de esta película como de "Somne". Por un lado me gustaría saber como surgen estos proyectos y, por otro, tu valoración de este nuevo formato creativo en tu trayectoria.
Bueno, de “nuevo” creo que tiene poco. Además del diseño siempre he tenido la inquietud de escribir. Antes de meterme en el cine hacía obras de teatro y cortometrajes por lo que el salto al largo era inevitable. Con el diseño gráfico me gano la vida, pero el cine me la da… aunque a veces, viendo algunos resultados también me la quita, pero imagino que le pasará a todo guionista que no dirige.

Ambos guiones están coescritos junto a David Alonso. ¿Cómo se ponen de acuerdo dos personas para desarrollar y escribir un guión?
Pues imagino que sabiendo trabajar en equipo y en mi caso, en calidad de guionista que no tiene intención alguna de dirigir, siendo muy consciente de que si el individuo que tienes enfrente es la misma que después va a sufrir el parto de dirigir la película tienes que ceder más de la cuenta. Me pasa siempre que he escrito con la persona que después tiene que defender la peli en el rodaje. Por muy claro que tú lo tengas si el director no lo ve… no lo ve. No le puedes pedir que vaya a rodar con una sola frase del guión en la que no crea, porque si él o ella no se lo traga difícilmente va a conseguir transmitírselo a su equipo.

¿Crees que repetirás en el medio cinematográfico?
Bueno, no lo creo… lo espero. Hay algunos proyectos que no parecen ir por mal camino.

Este año has fundado tu propia empresa, "Dr. Negrita (Estudio Creativo)". ¿Por qué esta decisión?
Pues Dr. Negrita nace como una necesidad de dar un paso adelante en mi actividad laboral. Hasta hace dos días he ido con mi nombre por delante, pero ahora es el momento de crecer, de contar con un equipo más amplio y de ofrecer nuevos servicios.

Junto a Álex Alonso te has encargado un año más del diseño gráfico de la web de Escorto. ¿Cómo nace esta relación con el Festival de Cortometrajes de El Escorial?
Somos otras víctimas agradecidas de este psicópata que es Raúl Cerezo, uno de los directores del Festival. No creo que le descubra a nadie la omnipresencia de este tipo en Internet así que no es de extrañar que fuera en este terreno donde nos captó para la causa. Y qué decir de Álex Alonso si es un crack. Pocos tipos reúnen ese talento y esa capacidad de trabajo como él.

A nivel profesional, creativo y personal, ¿qué te aporta este trabajo?
Sinceramente creo que Escorto es el Festival de Cortometrajes con más proyección de los dos millones que deben de existir actualmente. Es un gustazo trabajar en una muestra que no sólo se limita a ser un certamen de cortos sino que además tiene una vida tan intensa en un medio tan vivo como es Internet. Las iniciativas como el concurso de spots y el de carteles le hacen destacarse entre los demás. No me extrañaría que de aquí a unos años sea un modelo copiado por otros muchos festivales.

Ambos ya sabemos lo que es vivir Escorto durante unos días. ¿Cómo recuerdas la experiencia de Escorto 2006?
He vivido festivales grandes como el de Donosti o el de Málaga, pero en ninguno he tenido la sensación de sentirme en familia como en este. El pueblo de El Escorial es una delicia, se come de maravilla y se nota el cariño y el interés que se pone no sólo desde el staff del certamen sino desde el Ayuntamiento que ha sabido ver en Escorto una oportunidad única para apoyar al cine desde su primera expresión como es el cortometraje y además promocionar la actividad cultural del municipio más allá de sus fronteras.

¿Cómo recomendarías a un profano la asistencia obligada al festival?
Los directores de este festival no son periodistas, no son críticos, no son publicistas, ni gestores… Son cortometrajistas. Ellos conocen lo que cuesta rodar un plano y nadie mejor que ellos sabe cómo se trata los cortos cuando se hace la ruta de los festivales. Lo dicho. El hecho de ser un festival de cortometrajes organizado por cortometrajistas es la mejor garantía para que nadie dude en participar ni en pasarse por El Escorial a disfrutar de Escorto.

No debería olvidar que este año (junto al ya mencionado trabajo en la web) Álex y tú seréis los encargados de juzgar las obras presentadas en el concurso de carteles, novedad de esta edición, eligiendo el póster oficial de Escorto 2007. Además sois el jurado que coronará al mejor diseño gráfico del festival. ¿Qué os parece esta nueva función de la que ambos sois responsables?
Ya me he visto otras veces en el papel de jurado, pero nunca en un concurso con internet como terreno de juego. Ya sabemos las pasiones que desata el anonimato del que se disfruta en determinados foros. Esperemos que esa “pasión” se vea traducida en las propuestas de los concursantes y no en los improperios a nuestras señoras madres.

¿Qué cualidades debe tener una obra para ser merecedora de estos galardones?
Pues primero y principal ajustarse a las condiciones de las bases. Las limitaciones son pocas, pero las hay. Y básicamente ganará aquel o aquella que sepa conjugar de manera más original los temas propuestos, que mejor capte el espíritu juvenil y fresco de Escorto y que además… Bueno… la otra condición no la diré para no dejar en inferioridad de condiciones a los que ya han entregado entre los cuales hay grandes candidatos. Sólo pediré que se tenga algo de PICARDÍA y con esto me callo ya.

A propósito de estos premios, ¿qué pensáis de la actual situación en España en cuanto a diseñadores? ¿Tenemos grandes profesionales? ¿Hay trabajos destacados a un nivel más que aceptable?
Actualmente España puede hablar sin ningún complejo de inferioridad y de tú a tú con otros países que supuestamente son la elite del diseño mundial. Están los grandes totems cuyos nombres siempre se nos vienen a la cabeza como Mariné o Mariscal que han alcanzado hitos de reconocimiento internacional de quitarse el sombrero. Más que diseñadores son ya artistas con todo lo bueno y lo malo que eso conlleva. En el terreno de la cartelería cinematográfica yo echo de menos más grandes estudios de diseño a la manera de EE.UU. o Reino Unido, libres de la esclavitud que supone un estilo reconocible y que trabajan para vender única y exclusivamente la película de turno.

Como broche de oro, puedes añadir lo que quieras.
Me gustaría decir “Cerezo dimisión” que fue la coña del año pasado, pero de momento me conformo con darle las gracias tanto a él como a Diego López Cotillo así como al Ayuntamiento por confiar en Alex y en mí por segundo año consecutivo.

- Estupendo, muchísimas gracias. Nos vemos en Escorto 2007.

by David López

PRÓXIMAMENTE: Qué coño más quieres.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

este entrevistador los deja secos. a estos les ha faltado contarnos su marca de calzones

Anónimo dijo...

mas de 1000 camaras de seguridad creo que es la peor peli que he visto en mi vida,lo siento

Espanis Sico dijo...

Riquísimo todo. Me he quedado agustísimo.