18 enero, 2007

EN EL RODAJE DE “CONCIENCIAS”



El próximo cortometraje del director Diego López (“Coti”), “Conciencias”, es revisado en este artículo, desvelando parte de sus entresijos gracias a nuestra presencia en su rodaje, así como en una amena entrevista al propio director, donde nos da buena cuenta de sus motivos e intereses a la hora de plasmar esta historia en la pantalla.


Comentario

Domingo 10 de Diciembre de 2006. Me encuentro con Raúl Cerezo en busca del colegio público Felipe II, lugar donde se rueda el cortometraje “Conciencias”, de Diego López Cotillo, “Coti”, dando vueltas en el pueblo con su coche. El frío en El Escorial (Madrid) nos avisa de la pronta entrada del invierno, y provoca que cuando finalmente nos encontremos con el lugar, gracias a la colaboración telefónica de Lía López (meritoria de arte), no podamos más que alegrarnos y apresurarnos hacia el interior. Siento cierto nerviosismo o inquietud, llámeselo como quiera.



Fuera se encuentran Candela Domínguez (directora de arte), José Luis González (jefe de producción) y la propia Lía, con los cuales charlamos un buen rato. En el interior, en una de las aulas, están en pleno rodaje y se requiere absoluto silencio, no sólo en el propio set, sino también en los alrededores. Es un rodaje tranquilo, da la impresión de que todo está saliendo bien, tal como se quiere, y perturbar dicha tranquilidad con nuestra presencia sería un fraude que no queremos cometer.

Seguimos haciendo tiempo a la espera de poder presenciar alguna toma, y nos ofrecen muy amablemente desayuno y tarta. La imagen de la nueva sala donde ahora nos encontramos refleja la inequívoca presencia de niños: todo está un poco revuelto, desordenado; lo justo para extraer que es un desorden lógico, no un desbarajuste. No puedo evitar inquietarme un poco más por poder entrar finalmente.

Mientras José Luis prepara unos apetecibles sándwiches necesarios para los empeñados chiquillos, Lía deja todo un poco más visible; entonces suenan las voces y los correteos: ya están aquí (por suerte los bocatas están listos), es la hora del descanso. Junto a ellos aparece Coti, persona de una amabilidad exquisita, que no puede más que darnos un abrazo y agradecer nuestra presencia. Yo, personalmente, también le agradezco su invitación. Desaparecen los nervios, no tiene por qué haberlos encontrándome ante unas personas tan sencillas y acogedoras.



En esos minutos me da tiempo a sacar algunas fotos, a la vez que confirmar la humildad del proyecto también en sus decorados: una clase como otra cualquiera diferenciada únicamente en la presencia de aparatos técnicos varios. Haciendo aún más relajado el ambiente, el técnico de sonido acompaña nuestra presencia con un atento solo de piano. Instantes después nos dejan entrar y presenciar un par de planos. En el aula se encuentran unos diez niños, incluyendo el protagonista, un chaval que, por lo poco que vi, me aventuro a decir que podría llegar alto: excelente contención gestual y pulcra obediencia al director, sacándole éste todo el partido a su (adecuada) normalidad para el papel de chico como otro cualquiera que sufre las inclemencias de sus compañeros…




Es un corto intimista y aparentemente sencillo en forma, lo cual refuerza aún más la primera norma en cualquier rodaje: el silencio. No hay palabras, sólo gestos, miradas, reflexión. Coti permanece atento al monitor y exige un par de tomas más para un plano, pero sabedor de que lo tiene. Muy difícil no conseguirlo observando la cuasi perfecta ortodoxia en todos los presentes, parece que todo esté muy buen dictado a pesar de la presencia de los nunca fáciles niños.



Me marcho con la sensación de que esto saldrá bien, y recalcando la impresión que allí viví: la suave tranquilidad del momento plasmada en una cámara. Soy optimista.


Entrevista

- Cuéntanos algo de la historia, ¿de qué va?

La historia transcurre en un aula de un colegio, en la que Alex, un joven retraído y “perseguido” por sus compañeros de clase, se enfrenta a la realización de un examen de septiembre…

Lo que más me preocupaba en el planteamiento del corto era que la recreación del examen resultara lo más natural y creíble posible, por ello decidí rodar con chicos/as que habían sido alumnos de la profesora en la vida real. Pensaba que a esta historia le vendría mejor que los alumnos fuesen alumnos y la profesora fuese profesora, algo que sin duda ha tenido un resultado muy positivo en el rodaje.


- ¿De dónde te viene la idea de este corto, cómo surge?

La idea original del corto surge de las “chuletas en los exámenes”. Cuando me puse a escribir el guión la idea se fue complementando con distintas situaciones habituales que se pueden dar en un aula durante la realización de un examen.


- Se ve que te gusta trabajar con niños (lo digo por este corto y por el spot para el festival Escorto), ¿a qué se debe?

Sinceramente no había reparado en ello hasta leer esta pregunta. La infancia es algo maravilloso, apasionante y que añoro profundamente, y una etapa que por mi edad todavía recuerdo perfectamente. Mi primer cortometraje, “Despedida al sueño”, es mi único trabajo hasta el momento en el que los niños no son los protagonistas de la historia (aunque aparecen un grupo de niños en un autobús…¡jijiji!).

Estoy muy contento y satisfecho con la interpretación de Alex (Jorge Diez), la profesora (Puri Martín) y el resto de alumnos. Ha sido un rodaje en el que he sentido una evolución positiva en mi trabajo de dirección de actores.




¿Cuánta planificación ha conllevado este corto y con qué presupuesto se cuenta?

La planificación ha sido muy corta; desde que tuve el guión “definitivo” hasta que nos pusimos a rodar pasaron 20 días. La escritura del guión me llevó dos semanas. Tenía la idea meditada desde antes de ponerme a escribir el guión, tan sólo tenía que ponerme a trabajar en la construcción de la historia.
Por necesidades de producción decidí rodar esta historia antes de otro cortometraje que rodaré el próximo año. No podía plantearme rodar en 35 mm por el elevado coste que supone, para mí lo mas importante era rodar el corto independientemente del formato de grabación. “Conciencias” es un cortometraje en el que han colaborado muchísimas personas para que pueda hacerse posible, sin la entrega de estos compañeros este proyecto no se hubiera podido hacer. En cine cualquier cosita que hagas supone un desembolso económico muy alto para alguien que produce sus propios proyectos como es mi caso.


¿Cuánto trabajo de posproducción está previsto?

El montaje de imagen y sonido se realizará prácticamente en una semana, a la vez que se compone la música y los títulos de crédito, aproximadamente en un mes lo tendremos terminado.


¿Qué prima más en tu trabajo, la historia o la técnica, y por qué?

Desde mi punto de vista, las historias han de superar a la técnica, la técnica ha de ser solamente un complemento para la historia. En este caso tenía una historia que no podía contar a tiempo real por la duración del examen (1 hora), pero quería mostrar el principio y final del mismo, así que tome la decisión de rodar el corto con un primer plano secuencia de unos 5´30” con cámara fija y centrada en el personaje de Alex, y otro final de unos 2´30” con el mismo encuadre de cámara, con el fin de recoger la esencia de las interpretaciones, cualquier mínimo detalle que los niños pudieran hacer para enriquecer la historia. Después de ver los brutos del rodaje estoy contento con el resultado obtenido.

¿Qué referencias te marcan a la hora de trabajar? ¿Qué autores?

Me encanta el cine cercano a la realidad basado en historias que llegan a emocionarme, es mi objetivo como director realizar este tipo de cine. Utilizo referencias de muchos cineastas: Víctor Erice y Jaime Rosales son dos ejemplos de directores españoles con un cine apasionante; Bergman, Bresson, Jarmusch, Kaurismaki, Kiarostami, Rosellini, De Sicca, Chaplin, Ozu... son otros ejemplos de cineastas que me conmueven. Para mí, todos ellos son dioses dentro de este arte.


¿Cuáles son tus expectativas de cara a su distribución y exhibición? ¿Qué esperas de este corto?

Espero estrenarlo en enero de 2007, se está gestionando el estreno en algún festival o muestra de cortometrajes, en cines también se están haciendo gestiones. Por desgracia a los cortometrajistas se nos limita la exhibición únicamente a festivales y, desde mi punto de vista, el fin de cualquier obra cinematográfica (sea larga o corta) es la “gran pantalla”. “Conciencias” recorrerá los festivales de cortometrajes nacionales e internacionales, y los mercados de cortometrajes; la exhibición quedará condicionada a que el corto sea seleccionado en estos festivales. Mi deseo como director es que el corto pudiera ser visto por el mayor número de espectadores posible, ese sería el mejor premio para mi trabajo.


Por último, ¿tienes ya pensado qué será lo próximo que hagas?

En verano de 2007 rodaré “Carta de Francia”, historia que se sitúa en la posguerra civil española y que nos cuenta la historia de tres personajes: un niño, su madre y un cartero. Es un cortometraje al que tengo un cariño especial ya que llevo intentando rodarlo desde hace un par de años, pero las condiciones de producción no son asequibles para mí en estos momentos, ya que necesitaría rodarlo en 35 mm o super 16mm por necesidad de la historia.



By Roberto García

PRÓXIMAMENTE: "Éramos pocos" de Borja Cobeaga.

7 comentarios:

panteleon dijo...

una pregunta un poco privada ¿el periodista ha cobrado por este trabajo?queria saberlo porque quiero montar una cosa igual de peliculas y queria saber como hacerlo. ¿lee esto el tal roberto?

IVAN dijo...

COTIIIIIIIIIIIII...
si señor, dale caña.
Ya hay ganas de ver tu trabajo.
Suerte, compañero.

Anónimo dijo...

Hola, soy Roberto.

En primer lugar, gracias por los comentarios; y para ti, panteleon, agradecerte tu interés y simplemente decirte que si estás interesado en que nos pongamos en contacto, te pido que me dejes tu mail aquí y ya te escribo yo, ¿ok?

Un saludo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Buen comentario Roberto, el corto parece bueno, muy realista y directo. sigue así!!!
Diego

Anónimo dijo...

Me puedo apuntar como gorrón a alguno de estos rodajes?

;)

Uge.

Anónimo dijo...

Ey Rober, muy bueno el artículo e!! Ya me he animado a dejarte un comentario.
El corto me parece muy interesante y más aún cuando se desarrolla en el aula de un colegío, ¿por qué será...?
Ya iré leyendo tus artículos, avísame, ok?
Un beso, Ali