28 mayo, 2006

Una puerta cerrada, de Daniel Romero y Raúl Garán


Vidée trailer
(aviso: no es espejo de la obra y
está atiborrado de spoilers. Poco recomendable)



"SeCReX es una empresa que se dedica a comerciar con los secretos de las personas. La discreción, la garantía de sus servicios y la rigurosidad de sus métodos les diferencia de la competencia. Cuando Manuel Alterio acude a sus inmediaciones con una falsa identidad y un secreto guardado con llave en una habitación de su memoria, conoce el significado de la palabra Factor Cero."

En Un día de furia
y con esta sinopsis tan prometedora,
Daniel Romero, Oblea fiel de El zoom
Erótico
, guionista y co-director de
Una puerta Cerrada,
establecía contacto con nosotros.


Su pasado era poco prometedor;
Inacabado
cortometraje anterior de la misma productora,
Déja vù Films, también subvencionado por la Universidad Carlos III,
era un trabajo sin sangre en las
venas, muy sosito, con un final
incongruente que intenta devenirse
en brillante y una pizca de suspense
de lo más obvia. Además, era tan correcto
y falto de riesgo que aburría.
Por añadidura, los actores
estaban poco afortunados,
e incluso contenía algunas
interpretaciones (el policía
que interviene al final) perfectamente
candidatas a los Razzies
del cortometraje español.
Además, tenía unos créditos
que no acabamos de entender...
...no sé...bueno...
...pinchen en el enlace de arriba
y obsérvenlo ustedes mismos...
No, Inacabado no nos gusta.
No porque sea de los peores,
lejos está de ello, sino porque
era bastante invisible.


También lo dirigía
con otro chico, Rodrigo Marcos,
y no entendemos el porqué de
intentarlo. Ciento y pico años de cine
nos han dicho que no se puede
parir una sola obra desde
dos úteros,
que no exiten los matrimonios
de tres personas y que la pluma y el
cónyuge no se le deja a terceras personas.
Pero nada, muchas veces el colegueo,
la euforia y la novatada tiran más
que todo eso...
...y así pasa...encontramos
trabajos amorfos que no sabemos
hacia donde van en ningún sentido,
ni estético ni narrativo, desde el punto
de vista audiovisual...
...una mezcla que no hay Dios
que la digiera y que, sinceramente,
se indigesta.

Y en ese sentido ni se libraba
Inacabado ni se libra Una puerta
Cerrada. Desde aquí animamos
a Daniel Romero a que abandone
la co-dirección. De verdad. Ni a
Los Coen les salió bien.


Y llega Una Puerta
Cerrada y, aplastantemente,
confirma dos teorías discutidas
durante también ciento y pico
años de cine...


A saber:

Háganse con el cortometraje.
Verán que no tiene ningún
tipo de presentación, sin caja,
mal volcado (tiene una raya inferior
que molesta toda la proyección,
por culpa de alguna cabeza cabrona),
sin menús y con una pinta bastante
terrorífica. Bien, pues obvien todo
eso, reprodúzcanlo. Sí, háganlo,
aunque les llegue como a mí, con el disco
metido en folios doblados y grapados
entre humo de porros
y con un texto a boli que diga:
"Una puerta chapada".
¡Qué cojones!


Bien, ahora olvídense
del contenido. Sé que es complicado
pero vean el corto fijándose
en todo menos en el contenido.
Sí. Creo que verán lo siguiente:


Una cita antes de empezar
el corto que desubica y resulta
algo pedante..., innecesaria...
...y es que las citas orientativas
tampoco funcionaron nunca
en la ficción cinematográfica
(o videográfica, me da igual).


El trabajo de dirección artística
es temible, suicida, asesino. Es capaz
de, entre muchas otras cosas, ponerme
una pared verde fluorescente de fondo
en la secuencia
más importante de todo el cortometraje.
O, para crear un ambiente futurista
e inquietante, llenarme de sábanas
sin extender toda una habitación.


La planificación
es desventurada,
igual me ofrece
planos y montaje
académicos que escenas
Hitchcockianas con primeros
planos en primer término y
gran profundidad de campo.
O planos generales de lo
más justitos en paralelo
con rostros en el
agua y la cámara dentro a lo
Von Trier en Europa.
O un flashback que parece
grabado por el Neng.
Todo ello agitado y servido
helado.


Una fotografía que igual
tira del "que se vea",
con la cámara y poco más,
confiando demasiado en el
espantoso y aterrador
formato doméstico digital,
ya demasiado popularizado...
...que igual me satura los
colores o me recrea un flashback
a lo onírico "Cuéntame",
fiándose de algo tan poco fiable
como es el etalonaje digital y la
grabación digital...sin un maldito
refuerzo de rodaje. La secuencia
del Secreto bien podía pasar por
una reconstrucción ficticia de
esos programas nocturnos
de Antena 3.


Unos actores que poca
dicción ofrecen, con un protagonista
que imita a Chete Lera en
Abre los Ojos (esta película
parece que es referencia básica
para sus creadores,
así como Desafío Total...por la empresa
Secrex, diálogos
con cadencia Amenabaresca,
detalles
de planificación, ritmo, etcétera).

Una música que vuelve
a tirar del pianito-viento básico,
entrando cuando no debe y de forma
obvia, subrayando lo que ya todos
entendemos y con obvios ribetes plagiadores
de, otra vez, el chileno Amenábar.
O sea, ya casi la referencia se convierte
en plagio.


Un sonido y unas mezclas
que igual van que vienen,
con una ecualización de lo
más aguda o grave,
según yerre,
y un margen dinámico
en verdad desafortunado
(personaje más cerca,
le oímos más,
aunque el espectador
se salga de la ficción).

Un vestuario
algo estereotipado
(atención al empresario
de Secrex, con esos
tirantes) y, eso sí,
un maquillaje, una peluquería
y una edición bastante en su sitio.


Bien, okey...
...¡cómo está el mundo
del vídeo!¿verdad?,
cada vez peor...
...¡vivan los cortos
en cine! joer...
...¡hala, y venga más!

Esperen, vuelvan a reproducir
el corto y ahora fíjense muy bien
en el contenido...
...
...bien...
...fade in y fade out
de negro...


...
...
...ya lo han visto...


...¿qué, ahora qué?
...¿Se confirma o no las teorías,
eh?



Pues sí, efectivamente,
cuando Daniel Romero
hace un guión tan sumamente
bien construido, con referencias
tan exquisitas como The Twilight
Zone o Alfred Hitchcock Presents,
que va mucho
más allá de sus déja vú
del cine moderno,
y lo transmite a través de unos
actores perfectamente sincronizados,
ni su peor enemigo se lo puede estropear.


Efectivamente, se confirman las
dos teorías:
un buen guión y unos actores apoyándolo
son infalibles...y el vídeo digital
de presupuesto cero puede entregarnos
uno de los mejores trabajos del año,
cine incluido.


Eso es, señores,
Daniel Romero y sus
actores convierten
Una Puerta cerrada en un
buen corto,
contra viento y marea.


By El Que Soy

Próximamente: El Zoom Radiático.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

inacabado no me ha gustado nada, en eso estamos de acuerdo ¿donde se puede ver este?

Rubén dijo...

conozco a uno de los protagonistas y vi este corto y la verdad es que me parecio una copia del mundillo de amneabar. Poco homenaje, yo vi una copia total de abre los ojos

Queco dijo...

¿Por qué la gente le ve parecido a las películas de Amenábar? A mí que me recuerda más a "Intacto"...

rubén dijo...

pues porque la musica es calcada y el protagonista parece chete lera como dicen en la critica. Y luego esta la empresa secrex y otras cosas que estan calcadas de abre los ojos. Pensar en amenabar es bastante facil. A mi la verdad es que no me gusto nada.

Dani Lebowski dijo...

Estimado El que soy, para lo bueno y para lo malo, muy agradecido porque alguien se detenga a hacer una crítica exhaustiva, razonada y bien expuesta de nuestra obra. Es más, estoy de acuerdo en muchas cosas y agradezco su alusión al guión.

Es complicado hacer algo en serio con presupuesto cero sin cruzar la línea. En unas horas le escribo un mail con mis impresiones.

Respecto a lo de Amenabar, me parece ridiculo, el argumento puede que se parezca en la forma, pero el músico, les puedo asegurar que ni ha visto siquiera Mar Adentro.

En todo caso digan que he plagiado a Philip K. Dick, que tiene mucho más glamour que el director de Tesis.

Anónimo dijo...

joder vaya cantidad de hostias para al final decir que el corto está bien jajajjaja. originales sois un rato aunque se os pire la olla jajjajjja.

Ru8iN dijo...

Aunque con buen desenlace, la crítica azuloscuracasinegra deviene en una incertidumbre enorme, igualándose al cortometraje, que también lo resulta. De todas formas, ha sabido ver que más allá de las formas hay un fondo importantísimo, que Daniel Romero y Raúl Garán poseen. Con su próximo corto (ahora en post) veremos su evolución estilística.

Saludos desde La Bellota!

Anónimo dijo...

¿que es el zoom radiatico por curiosidad?la critica de una este corto es algo cruel porque se carga la labor de un monton de gente y se destaca solo la de una persona. La gente del equipo se sentira destrozada viendo esto y enfrentareis a ese chico con su equipo. Me gusta la sinceridad de este espacio pero a veces es cruel y no se si esta bien. Saludos desde lima-peru Fernando

Anónimo dijo...

la critica es un poco tramposa, me recuerda a las peliculas de shyamalan

El zoom erótico dijo...

Anónimo número
1: este de momento,
no se puede ver.

Queco, cierto
lo de Intacto,
pero creo que también
cierto lo de Amenábar,
aunque sea involuntario.

Penúltimo anónimo:
El zoom radiático
será otra sorpresa.

Ultimo anónimo:
Gracias.
Hacía tiempo que no
me halagaban tanto...
...aunque también
sea involuntario.

Gracias a todos.