02 mayo, 2006

Jim-Box.- Volumen I





Apaga la luz (Diciembre-02)

Historieta poco elaborada sobre la personalidad abstracta de mentes sicóticas. En un ejercicio en el que se destila más entusiasmo que calidad, Jim-Box fabrica en lenguaje amateur un corto con un ritmo muy evaporado. Todo se deshace en algún zoom o movimiento de cámara poco afortunado que acaba desembocando en una obra menor y olvidable. Teniendo en cuenta que estamos posiblemente ante el génesis del “artista”; la fuerza visual es hipnótica. Las interpretaciones amateur son correctas y hasta convencen. La fotografía se descuida un poco y a veces te pierdes en estados temporales por no saber discernir bien entre las luces de los diferentes momentos del día ¿Un día nublado? No, un corto nublado. En resumen, es un filme de aprendizaje, donde los errores nadan con el entusiasmo en busca del santo grial artístico. Se ven ganas de hacer cosas originales y bien hechas, y aunque aquí la originalidad es mediocre y el buen hacer deleznable, el conjunto bien podría tratarse de un ejercicio de caligrafía cinematográfica digna de alguien que está haciendo los deberes antes de ir a clase.


No moriré virgen (Marzo-03)

El sexo, el orgullo y la muerte son los ingredientes de esta seudo-comedia con aires de video-clip ochentero tan bien condensada, que en apenas 3 minutos, consigue un clímax de entretenimiento magistral. Con el Armagedon de trasfondo y sin influencias de Michael Bay, alguien tiene que justificar su existencia a través del sexo primigenio aunque sea con un ave de corral. Una historia simple pero directa. Jim-Box crece y usa la cámara como el ojo de un artista que quiere contar algo, y esta vez acierta, con encuadres sublimes que desnudan la escena consigue hacer un corto digno y muy entretenido. Se apuntan maneras y se madura el trabajo. EL montaje digital y los extraños movimientos de cámara, aquí no sólo están justificados sino que perfilan la obra dando énfasis donde se necesita y disimulando escenarios donde no hay nada que ver. Es tan sencillo y tan simple que es un gran corto. Maravilloso.


Fuel (Abril-03)

Docufilm de denuncia dividido en escenas con el presupuesto de un paquete de chicles. Divertido y hasta gracioso es el resultado de esta tontería visual más cerca de un alegato político que de una obra de arte. Jim-Box hace de prostituta fílmica, ocupando todas las facetas de elaboración cinematográfica y demuestra que tiene madera para hacer que el espectador se pasee por su obra con el entusiasmo que él mismo dedica a cada plano, sin necesidad alguna de contar con argumentos nacidos de la mente de un David Mamet. Este corto ganó el segundo premio del “notodofilmfest” 2003, lo cuál puede resultar tan discutible como merecido. En resumen, un trabajo interesante pero poco trascendente, eso sí, con un objetivo sentencioso más que conseguido.



Adictos a la sal (Septiembre-03)

Un montaje cafeínico lleno de imágenes bellas y con un score maravilloso. Al igual que ocurría con su corto Fuel aquí se denuncia el caso del “Prestige” pero esta vez desde una sobriedad plausible. La edición del corto es casi experimental, visceral y emotiva. Los retales visuales de surf con esa música relajante son preciosos, se pegan a la retina con suavidad y delicadeza, hasta herir el subconsciente del espectador con aromas de sal y azul eterno. Un trabajo bonito hecho con el corazón que conquista y atrapa a todo el que se entrega a sus imágenes. Miel salada directa al alma.




Exhausto (Agosto-04)

Se trata de un video-clip del grupo Novoz. La historia comienza con una destilación artística magnífica, con trozos de ideas subliminares y encantadoras que acaban desembocando en un póster de instrumentos y contrapicados tan poco original como vacío. La precipitación es el error que Jim-Box comete en este video-clip. Todo da la sensación de estar dispuesto para cumplir unas expectativas mínimas y cubrir expediente. El final es como un soplo de aire, como una última exhalación haciendo honor al título. Una pena que el clip no siguiera por caminos abstractos como ofrecía en su primer minuto, tras él, acaba apagándose como el final de una vela, con la sensación de tener más interés en acabar el corto que en haberlo comenzado. En resumen se vuelve a ver a un realizador lleno de ideas y talento, perdido en una obra vacía e insulsa, cuya única finalidad era ser terminada.


Moviflex (Septiembre-04)

Es un anuncio para una marca de televisión. El trabajo está lleno de fallos. Está muy forzado el hecho del anuncio en sí, debería haber sido algo más natural, inherente, como una consecuencia de la historia que se relata. Todo peca de ser demasiado artificial. Es un mecano de imágenes tan acelerado que es difícil captar su significado en un primer visionado. La idea era muy buena pero el desarrollo es desastroso. Un trabajo poco depurado que nada tiene que ver con el realizador de cortos como “Adictos a la sal” o “No moriré virgen”. Se salva la mayor dedicación a la fotografía y luminosidad, que en esta obra se nota cuidada y bastante más seria que en trabajos anteriores.


360 Grados (Octubre-04)

Sugerente, decadente y sorprendente es el desarrollo de este corto. Alegato visual de buen gusto para contar una historia de infidelidades fieles y sorpresas de feria. Con un montaje digno y una realización comedida, Jim-Box elabora un corto que podría haber pecado de pretencioso y no lo hace, la humildad es su arma fuerte. Con la sencillez y pasión que le caracteriza dibuja a unos personajes decadentes y dinámicos en una feria de pueblo donde la noria se convierte en protagonista absoluto, como una metáfora de la vida e incluso como precursora de ese título tan sugerente. Las relaciones humanas y la poca mesura que éstas tienen es la base en la que se asienta este caramelo visual que está más cerca de la dignidad cortometril que de la grandeza cinematográfica. Comienzo a ver a un Jim-Box que deja brotar ideas como una metralleta de emociones. Éste es el verdadero camino del samurai. No te apartes de él.


Video-Blog (Diciembre-04)

Un desvarío, eso es Video-Blog, un desvarío de genialidad. Con un encuadre glorioso y un micro-montaje de comic, Jim-Box vomita en el subconsciente del espectador con una dosis de fanfarronería, frescura y originalidad que te hace descojonarte de risa. Es el sumum de la tomadura de pelo, el top de la chulería visual, el caviar de la desvergüenza. Ejemplo de obra artística desmitificada. Video-Blog es azucar con veneno capaz de dejarte helado de amor o ardiente de odio. No hay término medio. Un servidor ha sido congelado y postrado a los pies del creador de este verso en acetato. Magnífica.


Muerte en el estrecho (Diciembre-04)

Jim-Box quiere fotografiar en dos minutos un millón de sentimientos y resentimientos. Desde su corazón solidario y denunciante homenajea a los caídos de la batalla en la frontera, de los exiliados sin bandera, de los que viven de sueños y por sueños mueren. Maravilloso retrato colorista de dos almas que nunca volveran a “ser” y que en una añoranza infinita se sumergen entre corales y colores para deglutir su fracaso en un bucle eterno de llanto contenido. Cortometraje artístico en todo su esplendor con una fuerza pasional enorme y una cámara subacuática que se desliza con entereza en ese océano de silencios y emociones. Una obra enorme que deja el sabor amargo de lo inevitable. Magistral.


Light Hunter (Enero-05)

Jim-Box vuelve al docufilm de tijera, humo y sabor. Light Hunter es un reportaje sobre la obsesión en la perfección. Con sonidos relajantes, tomas preciosas aunque reiterativas y ese montaje experimental al que nos tiene acostumbrados, se nos regala un compendio visual de sensaciones artísticas que emocionan tanto como una bolsa de plástico. Un trabajo flojo y poco sólido es el resultado de este almizcle de la naturaleza fotográfica. Perfectamente evitable en su filmografía, Light Hunter no pasa de ser un rato aburrido en la mente de un genio. Prescindible hasta cotas insospechadas. Este corto, incomprensiblemente, fue finalista en el festival de cortos “Fotogramas en corto”.


Mendrugo (Febrero-05)

La simplicidad se convierte en lujuria inventiva y se transmuta en el universo de las buenas ideas. Esto es Jim-Box, una buena idea constante plasmada en imágenes encadenadas que forman historias tan sencillas que enamoran. Mendrugo es tan simple como su propio título, pero es vestido de tanta pasión que se desencadena un eclipse de sentimientos y emociones capaces de convencer al más incrédulo. Técnicamente la mejoría es pasmosa. Se suprimen tomas para crear sugestión y engrandecer la historia. Sin ser magistral es encantadora y un claro ejemplo de la cristalina mente que hay detrás de su creador. Si algún trabajo de los mencionados hasta ahora define a Jim-Box eso es Mendrugo. Su obra más personal con diferencia y uno de los cortos más íntimos que he visto de este gijonés heredero directo de la genialidad idealista y del erotismo visual.

(Todos los cortos mencionados se pueden disfrutar desde su página web )

By Javier Hernández

Próximamente: Estudio de autores: Jim-Box.- Volumen Dox

6 comentarios:

jim-box dijo...

Jo-Der...
Gracias.

El zoom erótico dijo...

No conocía tu obra y estoy disfrutando mucho. Aunque hay bastante polvo que sacudir en tu filmografía, cuando lo haces bien eres DIOS.

Salu2 y gracias a tí por tu colaboración.

Javier Hdez.-

Anónimo dijo...

parece que hablan de igmar bergman hablando de este tio. Esta pagina empieza a cabrearme

Ru8iN dijo...

Jejejejeje!

Pregúntale a Jim-box quién es Bergman y entenderás porqué Javier le llama Dios.

Enhorawena Jimbo, ya te hacen especiales y todo, que lujazo!

Saludos desde La Bellota!

Queco dijo...

VIDEOBLOG es una genialidad.

Anónimo dijo...

videoblog es una mierda como todo lo de este tio